aireacondicionado_izquierdo_vazquez.jpg

AIRE ACONDICIONADO: CÓMO EVITAR LA PROPAGACIÓN DEL COVID-19

El aire acondicionado puede ser una vía más de contagio por Covid-19, ya que está comprobado científicamente que permanece en el aire durante algún tiempo.

Según diferentes estudios realizados por expertos y científicos, se han demostrado hasta tres brotes de contagios tanto en un restaurante, como en una oficina, como en un autobús. 

Y es que, a pesar de las múltiples vías de contagios del virus ya conocidas por todos, el sistema de climatización, en este caso el aire acondicionado, podría ser una nueva vía de propagación si no se toman las medidas adecuadas.

En este artículo publicado el pasado mes de junio por el periódico EL PAÍS, se pueden ver mediante gráficos los diferentes casos para entenderse mejor. Puedes clicar sobre el nombre en negrita para acceder a la noticia.

Dicho esto, nuestro cometido es colocar todas las medidas posibles para evitar cualquier vía de contacto, por mínima que pueda ser. Por esta razón, mencionaremos a continuación algunas de las medidas preventivas que podemos llevar a cabo.

Medidas Preventivas

  • Asegurar una renovación suficiente del sistema de climatización capturando el aire exterior en un lugar adecuado y fomentando su renovación.
  • Aumentar la ventilación natural mediante la apertura de ventanas que den al exterior. De este modo, también renovaremos el aire.
  • Si el edificio no puede ser ventilado de forma natural o forzada, se debe utilizar un sistema específico de saneamiento e higienización del aire.
  • Modificar la temperatura, humedad y ventilación del ambiente puede ayudar a minimizar el impacto del virus en los edificios.
  • Durante la pandemia del Covid-19, no usar dispositivos de recuperación de calor, ya que en algunos casos, las partículas de virus en el aire extraído pueden regresar al interior del edificio. 

Los dispositivos de recuperación de calor pueden transportar virus unidos a partículas mediante fugas desde el lado del aire de extracción hasta el lado del aire de suministro. 

Bajo cualquier sospecha de fugas en las secciones de recuperación de calor, ajustar la presión o usar un bypass puede ser una opción para evitar una situación en la que una presión más alta en el lado de extracción, cause fugas de aire en el lado de impulsión.

  • Evitar la recirculación del aire en las Unidades de Tratamiento de Aire (UTAs). Si las partículas de virus estuvieran en los conductos de retorno y se utilizaran Unidades de Tratamiento de Aire Centralizadas, podrían acceder nuevamente a las áreas ocupadas. 

Por tanto, se recomienda evitar la circulación central mientras que dure la pandemia del coronavirus. Para ello, será necesario cerrar las compuertas de recirculación y trabajar tan solo con aire del exterior.

En ocasiones, las Unidades de Tratamiento de Aire y las Secciones de Recirculación están dotadas de filtros de aire de retorno. Aun así, no debemos confiarnos y dejar las compuertas de recirculación abiertas, dado que estos filtros normalmente no filtran eficazmente las partículas de virus, ya que no son muy eficientes.

Siempre que sea posible, los sistemas descentralizados, es decir, aquellos equipos de climatización individuales, también deberán ser apagados para evitar que las partículas de virus vuelvan a quedar suspendidas en el aire. Sobretodo, si las instalaciones son generalmente utilizadas por más de una persona.

En caso de que no se puedan apagar, estos dispositivos serán incluidos en los procedimientos de limpieza y desinfección, puesto que podrían almacenar partículas al igual que cualquier otra superficie de la sala.

  • Los sistemas de extracción de los aseossiempre deben funcionar las 24 horas del día, durante los 7 días de la semana. Antes de descargar el inodoro, es decir, antes de tirar de la cadena, la tapa del WCdebe mantenerse cerrada para evitar una posible transmisión fecal-oral.
  • Existen purificadores de airecapaces de eliminar eficazmente las partículas del aire. Con ello, consiguen crear un efecto semejante al que produce una buena ventilación con aire del exterior.

Para que sean efectivos, los purificadores de aire deben tener filtración HEPA (High Eficiency Particular Aire filter). Además, también resulta de utilidad que cuenten con radiación UV para la descomposición de virus y bacterias en el medio ambiente.

Por último, se recomienda colocar el purificador de aire próximo a la zona de respiración de las personas que vayamos a proteger en nuestro local.

 

La Importancia de los Filtros del Aire Acondicionado

La elección del filtro de aire depende del entorno de aplicación y debe evaluarse cuidadosamente. Aunque los filtros de aire habituales no están diseñados para prevenir la propagación de virus, son fundamentales para minimizar el riesgo. Esto se debe al hecho de que los virus se adhieran a partículas y gotículas que circulan en el aire.

De tal modo que, un filtro convencional (filtro ePM1) con alta eficiencia de filtración es esencial para minimizar el riesgo de enfermedades transmitidas a través del aire.

Los filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) son obligatorios en lugares cruciales como pueden ser hospitales y/o instalaciones sanitarias. Además, también se puede recomendar su uso para entornos de riesgo medio, es decir, donde se acumule una cantidad considerable de personas. Es el caso de aeropuertos, centros educativos y culturales, etc. 

¿Cómo se Realiza la Instalación de los Filtros HEPA?

Los filtros HEPA no deben ser modificados ni manipulados para tratar de adaptarlos a un sistema ya existente. Es decir, el filtro debe fabricarse en consecuencia y a medida.

Por otro lado, este tipo de filtros debe ser instalado únicamente por el personal cualificado para ello y siempre con el correspondiente cuidado para no dañarlos durante la instalación.

Posteriormente a la instalación, se debe verificar la integridad del sistema de filtración. Para ello, se debe solicitar una evaluación independiente o puesta en marcha para garantizar que el sistema de filtración funcione según lo previsto.

Funcionamiento de los Filtros HEPA

Los filtros HEPA pueden filtrar eficazmente virus y bacterias, pero debido a la humedad y a los materiales, pueden convertirse en un auténtico caldo de cultivo para estos contaminantes.

Es por ello que la descontaminación regular a través de la fumigación del sistema de ventilación y el espacio ventilado, contribuyen a mantener en orden tanto los filtros HEPA como los sistemas de ventilación.

Normalmente, la fumigación se realiza con peróxido de hidrógeno vaporizado, que es un agente de biodescontaminación fácil de usar en equipos e instalaciones sanitarias, entre otros. El proceso se realiza con unos generadores móviles vinculados con las siglas VHP

Debemos considerar que durante este proceso, el suministro de aire a las habitaciones individuales, se desconecta de la Unidad de Tratamiento de Aire.

Por esta razón, entre otras, lo mejor es llamar a un especialista para obtener el asesoramiento adecuado y poder llevar a cabo el tratamiento de un modo seguro y eficaz.

Mantenimiento de los Filtros HEPA

Los filtros HEPA deben evaluarse y comprobarse que estén íntegros cada 6 meses y, posteriormente, una vez que se alcance la caída de presión final indicada, serán reemplazados.

Respecto al personal de mantenimiento que se encarga de los filtros HEPA, debe tener una preparación y capacitación específicas para cumplir con las normativas del cuidado adecuado de los filtros.

Si hubiera ausencia de sistemas de retención, los filtros HEPA únicamente se podrán manipular utilizando ropa de protección, es decir, EPIs como gafas, máscaras, guantes o trajes desechables. Los filtros deben ser manejados como riesgos biológicos y ser eliminados según dicten las normativas y reglamentos internacionales.

Bajo ningún concepto deben desecharse como residuos normales, además, no está permitido. Al igual que sucede, naturalmente, con la ropa protectora del personal de mantenimiento. La normativa aplicada para estos desechos contaminantes, será la misma tanto para los propios residuos de los filtros, como para la indumentaria que se utilice durante el trabajo a realizar.

Finalmente, en el caso de nuestros hogares, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), está de acuerdo en que independientemente de que se tenga aire acondicionado o no, se abran las ventanas durante unos 5 minutos por la mañana, para ventilar de modo natural las diferentes estancias de la casa.