NOTICIA: Entender la nueva factura eléctrica nos ayudará a ahorrar dinero y emisiones.

Captura_de_pantalla_2021-05-27_a_las_13.30.32.png

El precio de la luz dependerá todavía más del momento de consumo y la eficiencia: las horas valle nos permitirán ahorrar, por contra las horas centrales serán mucho más caras.

 

El próximo martes 1 de junio entra en vigor la nueva tarifa eléctrica. Si bien la actual es ya un jeroglífico para muchos, ahora nos vamos a encontrar con una estructura todavía más compleja, por lo que es fundamental entender y comprender los nuevos conceptos para no pagar más por la misma electricidad consumida. Este cambio pretende potenciar la decisión de cada persona respecto al uso de la electricidad.

En enero de 2020, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó su circular 3 en el BOE en la que se incluyen los peajes por el uso de las redes, fijando su entrada en vigor para noviembre de ese mismo año, pero su implantación se retrasó sucesivas veces hasta este definitivo 1 de junio de 2021. Según sus cálculos, los consumidores podrán abaratar su factura un 3,4% de media. Paralelamente, en febrero, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) abrió a consulta pública el proyecto de orden, aprobado un mes más tarde, que fija muchos de los cargos del sistema eléctrico y que siempre se han incluido, en mayor o menor medida, dentro de la tarifa.

Se penaliza todavía más el derroche y se premia la eficiencia y el consumo en horario diferenciado

Los numerosos costes del sistema eléctrico y los peajes de uso de las infraestructuras, entre ellos los costes de los sistemas extra peninsulares y el propio déficit histórico que arrastra el sistema eléctrico, son retribuidos a través de las facturas de los consumidores. A pesar que los costes son pagados por todos los usuarios del sistema eléctrico, la estructura de la nueva tarifa no es homogénea, por lo que a continuación se explicarán los cambios que van a sufrir los consumidores de menos de 15 kW en su factura; la gran mayoría (consumidores domésticos, pymes, pequeños comercios, etc.).

Principales cambios

Si bien es cierto que esta tarifa se aplica a los 19 millones de consumidores que tienen PVPC (tarifa dependiente de las fluctuaciones del mercado eléctrico y cuyo precio está regulado por el gobierno), los clientes que estén en el mercado libre también se verán afectados, ya que sus comercializadores de electricidad tendrán que renegociar los contratos.

En la búsqueda de la mejora de la eficiencia y del aumento de la capacidad de decisión del ciudadano para consumir lo más económicamente posible la electricidad, la nueva tarifa incluye discriminación horaria de precios para todos y tres periodos para los consumidores de menos de 15 kW. Ahora dispondremos de tres tramos horarios:

  • Hora punta, con costes más elevados al haber mayor demanda, entre las 10:00h y las 14:00h y entre las 18:00h y las 22:00h;
  • Tramo llano, de coste intermedio, entre las 8:00h y las10:00h, entre las 14:00h y las 18:00h y entre las 22:00h y las 24:00h;
  • Horas valle, la más barata de todas, entre las 24:00h y las 8:00h y todas las horas de los fines de semana y de los días festivos nacionales (una de las mayores novedades). Las horas valle pueden llegar a ser un 95% más baratas que las punta.

Otra novedad es que ahora podremos contratar dos potencias (parte fija de la factura), una para cuando nuestro consumo de electricidad es menor y la otra para una mayor demanda. Por ejemplo, si tenemos un vehículo eléctrico y queremos cargarlo por la noche en nuestra casa, podremos contratar una potencia superior en ese periodo valle y evitaríamos pagar un sobrecoste por esa potencia extra durante el resto de las horas del día. Por tanto, la nueva tarifa promueve que podamos saber lo que consumimos y cuándo para poder abaratar la factura.

Cómo no pagar de más

El MITECO pretende, según han manifestado públicamente sus portavoces, “desplazar los consumos eléctricos a las horas en las que las redes y las infraestructuras están menos saturadas”. Deberemos ser más activos y actuar como consumidores inteligentes para elegir, siempre dentro de nuestra disponibilidad, decisión y voluntad, en qué momento encender los equipos que más electricidad consumen. El futuro para 2050 es 100% eléctrico, nadie lo pone ya en duda, por lo que debemos empezar a adaptarnos.

Si mantenemos nuestro perfil actual de consumidor lo más probable es que paguemos más. Para evitarlo, hay una serie de actuaciones que pueden disminuir el impacto de la nueva tarifa en los bolsillos de los clientes domésticos. Una de ellas, y las más básica, pero no por ello la más fácil, es informarse y modificar la hora a la que ponemos los electrodomésticos que más electricidad consumen. Un ejemplo clásico es la lavadora, que sería más económico ponerla en horas valle (noches o fines de semana), una acción que va a ser potenciada por la domótica o por la disponibilidad de programador de encendido. Además, no encender varios simultáneamente también ayudará.

Otra medida es apostar por un equipamiento eléctrico y, por tanto, más eficiente, disminuyendo el consumo de combustibles fósiles (cómo calderas o cocinas de gas). Además de ganar eficiencia, el vehículo eléctrico, la climatización con bombas de calor y el agua caliente sanitaria eléctrica, son soluciones para que el ciudadano pueda reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

La Fundación Renovables siempre ha reclamado que la factura sea 100% variable en función de la electricidad que se consume- un “pago por uso” de las infraestructuras y costes del sistema-, no cómo hasta ahora, que más del 50% es fijo (término de potencia), por lo que indican que este cambio se queda a mitad de camino.

En cualquier caso, el futuro de la transición energética es eléctrico y, cómo cualquier otro recurso más, consumir la energía eléctrica de manera más responsable y consciente es un paso clave hacia la sostenibilidad.

 

FUENTE: https://www.elconfidencial.com/medioambiente/energia/2021-05-27/nueva-factura-electrica-eficiencia-consumo-responsable_3098207/