¿QUÉ TIPOS DE PANELES SOLARES PODEMOS ENCONTRAR?

solares

Las placas o paneles solares son dispositivos que recogen la energía de la radiación solar para su aprovechamiento. Estos pueden ser fotovoltaicos o térmicos.


En anteriores artículos hemos hablado tanto de la energía solar térmica como de la fotovoltaica. Por eso, en esta ocasión nos centraremos en mencionar los diferentes tipos de placas solares que nos podemos encontrar en el mercado.

Antes de continuar, debemos saber diferenciar e identificar lo siguiente:
➢ Nos referimos a colectores solares, cuando se trata de energía solar térmica, ya que se usan para producir agua caliente sanitaria.
➢ Nos referimos a paneles fotovoltaicos, cuando se trata de energía solar fotovoltaica, ya que se utilizan para generar electricidad mediante ellos.

 

Paneles Solares Fotovoltaicos
Este tipo de placa solar se caracteriza por el hecho de transformar la energía solar en energía eléctrica. Además, los paneles solares fotovoltaicos son cada vez más baratos y son una excelente alternativa pura y limpia para producir electricidad.

En términos generales, este tipo de panel solar está formado por células de silicio que permiten convertir la energía solar en electricidad.

Dentro de este grupo de paneles solares fotovoltaicos, podemos encontrar varios modelos que se diferencian entre sí según su composición. Sin embargo, los más habituales en la actualidad suelen ser: los monocristalinos, los policristalinos y los amorfos o de capa fina.

Paneles Solares Monocristalinos
Los paneles solares monocristalinos son uno de los tipos más comunes de módulos solares. Están formados por células fotovoltaicas monocristalinas.

Para distinguirlas, tan solo tendremos que mirar su color, pues poseen una tonalidad negra y están recortadas con las esquinas en forma de ángulo.

La instalación con este tipo de paneles solares es de las más eficientes, pues el rendimiento de las células monocristalinas es mayor que el de las policristalinas. Por esta razón, son las que suelen instalarse más.

El panel solar monocristalino se recomienda para climas propensos a tormentas, inestabilidad climática, niebla y lluvia, etc. Esto se debe a que a pesar de que absorban mejor el calor, no están preparados para el sobrecalentamiento.

Paneles Solares Policristalinos
En este caso, los paneles solares están formados por células fotovoltaicas policristalinas. Estos módulos solares poseen un color de una tonalidad azulada y sus esquinas no acaban en forma de ángulo. Por ello, estos dos aspectos los diferencian a simple vista de los paneles anteriores.

A diferencia de los monocristalinos, los paneles solares policristalinos ofrecen una mayor resistencia al sobrecalentamiento y su rendimiento es óptimo en climas generalmente cálidos, ya que los paneles solares policristalinos absorben el calor más rápido que los paneles solares monocristalinos y tienen una mayor resistencia al sobrecalentamiento.

Estos tipos de placas se utilizan principalmente para el propio consumo (autoconsumo), así como para sistemas de red aislados. Un panel solar policristalino, proporciona el voltaje perfecto para instalaciones de bajo consumo.

Paneles Solares Amorfos o de Capa Fina
Los paneles solares amorfos fueron los primeros en el sector. Sin embargo, hoy en día no es muy común utilizarlos. Esto se debe a que su rendimiento y eficiencia son inferiores a la de las placas solares monocristalinas y policristalinas.

Se caracterizan por un tono negro y por el hecho de ser flexibles y más delgados y se realizan colocando una fina capa de silicio amorfo (no cristalino) sobre una superficie como vidrio o plástico.

Dadas sus características, se considera uno de los módulos solares más económicos del mercado.

En definitiva, aunque estos paneles puedan ser los adecuados para determinadas situaciones, no se recomiendan para el hogar o grandes instalaciones.

 

Paneles Solares Térmicos
Los paneles solares térmicos también se conocen como colectores solares. En este caso, la función de dichos paneles solares es convertir la energía solar en energía térmica, es decir, convertir la energía solar en calor.

Son estos paneles los que calientan el agua que después se utilizará como agua caliente sanitaria o como suministro de calefacción. Aparte de los usos mencionados, este tipo de colectores solares también se utilizan para la generación de energía mecánica, a partir de la cual se obtiene energía eléctrica.

Por otro lado, al igual que los paneles solares fotovoltaicos, pueden usarse tanto industrialmente como en el hogar y pueden utilizarse en multitud de tareas (piscinas climatizadas, creación de vapor, etc.).

Los paneles térmicos, por su parte, se dividen en tres grandes grupos en función a las características de sus colectores (también conocidos como captadores solares térmicos). Estos son: colectores de baja temperatura, colectores de media temperatura y colectores de alta temperatura.

Colectores de Baja Temperatura
En este tipo de colectores la temperatura más alta que se alcanza es de 50ºC. Además, dado que su potencia es bastante baja, son los más utilizados en el hogar.

Por último, siempre que la demanda no sea demasiado alta, pueden proporcionar agua caliente sanitaria y calefacción, principalmente a piscinas.

Colectores de Media Temperatura
Estos captadores son idénticos a los de baja temperatura. La diferencia que tienen es que éstos, incluyen una cubierta transparente. Esto asegura que se eviten las pérdidas de calor en los módulos solares.

Además, es posible aumentar la temperatura en comparación con el tipo de colector anterior, y en este caso se eleva hasta los 90 ° C.

Colectores de Alta Temperatura
Los colectores de alta temperatura se diferencian de los anteriores por llevar una cubierta más antes del convertidor. Entre este elemento y la cubierta, se crea un vacío.

Con este sistema, se pueden alcanzar temperaturas de hasta 150ºC. Dado que su capacidad es mucho mayor, se emplean turbinas para la producción de vapor para accionar. Con este movimiento se genera energía eléctrica.

Colectores de Tubo de Vacío
Son colectores compuestos por un conjunto de tubos individuales, a los que se ha efectuado un vacío en su interior, agregando además, una tubería a través de la cual circula el fluido portador de calor.

Este tipo de colector tiene un rendimiento excelente porque en el vacío el efecto invernadero mejora mucho más y se alcanzan temperaturas más altas. Sin embargo, debido a su complejidad en la fabricación, también tienen un precio más alto.

 

Paneles Solares Híbridos
Finalmente, tenemos este tipo de placa solar, que resulta ser una mezcla de módulo fotovoltaico y módulo térmico y permite la conversión de energía solar en energía eléctrica y energía térmica con un solo módulo.

Cabe señalar que, a pesar de ser un panel solar desconocido para muchas personas, está teniendo un progreso bastante positivo. Otra de sus características es el espacio reducido debido a la unión de dos tipos de paneles.

 

Beneficios de Instalar Paneles Solares en el Hogar
Tener una instalación solar en casa nos proporciona una gran autonomía en el consumo de electricidad. El precio de ésta, tiende a aumentar cada vez más. Por este motivo, entre otros, es interesante tener uno de estos paneles en nuestro tejado.

Las principales ventajas de poder contar con ellos, es precisamente la capacidad de autoconsumo. Los módulos solares no solo nos permiten disfrutar de una mayor independencia, sino que también nos ayudan a reducir los costos de las facturas que debemos pagar. Dado que la energía solar es gratuita e ilimitada, podemos usar la cantidad que queramos sin costo alguno.

Además de los beneficios que nos pueda aportar a nosotros una instalación solar, también supone un respiro para el planeta.

Ninguno de los tipos de paneles solares produce emisiones de gases tóxicos para el medio ambiente, excepto en su fabricación. Y a su vez, tal como decíamos, la energía solar es limpia y ecológica, por lo que no cooperamos con el efecto invernadero mientras protegemos el medio ambiente.

Cada vez es mayor la escasez de combustibles fósiles, de ahí que el precio de éstos tenga la tendencia de andar en un continuo aumento.

Dicho esto, apostar por la instalación de placas solares es una óptima solución y una de las alternativas que más veremos en los edificios y construcciones del futuro.